Skip to content

Casa de verano: consejos para comprar una residencia de vacaciones

Recurso 2

El verano es el sinónimo de desconexión por excelencia. El momento ideal para disfrutar de la vida, de los amigos, de la familia, del buen clima…  ¿Y qué mejor forma de hacerlo que en tu propio paraíso personal? Nunca es tarde para adquirir la casa de verano de tus sueños. Contar con una segunda residencia para los momentos de relax es tener un segundo hogar, por eso hay que prestar atención a numerosos detalles antes de tomar una decisión. ¿Quieres saber cuáles son?

Cómo elegir dónde comprar una casa de veraneo

Cuando pensamos en adquirir una casa de verano, a menudo nos dejamos llevar por cuestiones sentimentales, como el lugar de veraneo en el que fuimos felices de pequeños. Estas emociones son fundamentales a la hora de elegir el lugar en el que queremos establecer nuestra segunda residencia, pero no podemos caer en la impulsividad; lo ideal, antes de tomar una decisión, es hacerse primero unas cuantas preguntas

¿Cómo prefieres pasar tu tiempo de vacaciones? ¿Disfrutando de playas paradisiacas, de las mil posibilidades que ofrece la montaña o de la vida cosmopolita más exclusiva? ¿Buscas relajarte en el silencio de la naturaleza, practicar deporte o ir de fiesta en fiesta? ¿A solas, en pareja, con amigos o con toda la familia? 

Las respuestas a estas preguntas te darán un dato clave: cuál es la mejor ubicación para tu nueva casa de verano. Al fin y al cabo, no es lo mismo una vivienda en Tenerife, Ibiza, Marbella, Los Pirineos, Madrid o en Barcelona; no podrás acceder con la misma facilidad a campos de golf, restaurantes con Estrellas Michelin, clubs hípicos o tiendas de marcas exclusivas dependiendo del sitio que elijas, por no hablar de playas paradisiacas o puertos deportivos. Tener o no hijos o la posibilidad de tenerlos en el futuro también es otro dato a tener en mente. Lo ideal es que haya tantas actividades disponibles para ti como para ellos, de forma que puedan disfrutar de sus vacaciones al máximo y que tu también puedas tener tus momentos de relax y privacidad.

España

Si hay algo que caracteriza a España es su versatilidad: una gastronomía exquisita y variada, un clima excelente (da igual si prefieres el calor o el frío), una oferta cultural de lo más variada, ocio nocturno para todos los gustos, la posibilidad de practicar cualquier tipo de deporte… Por no hablar de que puedes disfrutar de las playas más maravillosas, las montañas más imponentes y de entornos naturales únicos sin salir de nuestras fronteras. Busques lo que busques, puedes encontrarlo en España

Si tu idea es disfrutar al máximo del sol y la playa, de los deportes acuáticos, de días navegando o de fiesta en el mar y del ocio nocturno en las fiestas más glamurosas, Ibiza o Marbella son ideales para ti. 

Si buscas disfrutar de la playa y el ocio nocturno de una forma más relajada, islas del archipiélago balear como Mallorca o Menorca son ideales. El archipiélago canario ofrece, a su vez, paisajes desérticos y playas de arena negra en islas como Fuerteventura o Lanzarote, donde podrás relajarte en villas privadas de lujo y disfrutar de unas vacaciones únicas. 

Si por el contrario prefieres la calma y el silencio del campo, el norte de España es el lugar ideal para ti y los tuyos. En Asturias y Galicia puedes encontrar zonas rurales en las que disfrutar de la naturaleza y vivir unas vacaciones en un entorno tranquilo y silencioso, alejado del bullicio de las grandes ciudades. 

El País Vasco también es perfecto si estas son tus vacaciones ideales, ya que combina zonas de montaña, de mar y de ciudad con una gran variedad de actividades para todos los gustos, incluida el disfrute de su excelente y variada gastronomía. 

Asimismo, si eres un amante de la montaña y los deportes, la zona de los Pirineos es ideal. Si prefieres el frío al calor puedes optar por ir en temporada de invierno y aprovechar así las estaciones de esquí, aunque en los meses de verano sus paisajes verdes y soleados te invitarán a recorrer los senderos y montañas que esconde esta zona. 

Y si en realidad lo tuyo es ir de compras y respirar la vida de la gran ciudad, con amplias ofertas culturales y de ocio, entonces no puedes tachar de tu lista los barrios más exclusivos de Madrid o Barcelona

¿La mayor ventaja de buscar tu nueva residencia en el país? Que siempre te será más sencillo irte “de fin de semana”, no solo para periodos largos de tiempo.

Extranjero

Si prefieres desconectar por completo en tus vacaciones, tal vez prefieras adquirir tu casa de verano en otro país, ya sea dentro o fuera de la Unión Europea. 

A la hora de encontrar dónde establecer tu segunda residencia, no solo tendrás que tener en mente qué entorno y qué servicios quieres que estén siempre a tu alcance: también has de sentirte cómodo en el país en el que vas a pasar tu tiempo de ocio. Hay ocasiones en las que el entorno no tiene por qué compensar si se dan grandes choques culturales que puedan llegar a haceros sentir incómodos a ti y a los tuyos.

Teniendo esto en cuenta, las posibilidades son infinitas: puedes elegir disfrutar de los bosques y los climas frescos del norte de Europa, las playas paradisiacas de El Caribe, el encanto cosmopolita de Nueva York o del lujo de Los Ángeles.  

Si quieres quedarte en Europa, los países más cercanos a España, tanto en geografía como en estilo de vida, son una magnífica opción. La Costa Azul, al sur de Francia, es un lugar tranquilo donde el sol y el mar son los protagonistas. Las zonas de Riviera Francesa, Biarritz o San Juan de la Luz guardan unos paisajes únicos en los que la montaña pegada al mar crea un ambiente natural muy agradable para el periodo vacacional. 

Si quieres más tranquilidad y lejanía de grandes núcleos poblacionales, Italia es el país adecuado. La región de La Toscana acoge pueblos idílicos y perfectos para disfrutar de la naturaleza en grandes casas y villas con familia y amigos. Muy cerca se encuentra Florencia, para posibles escapadas a la ciudad y para disfrutar de su ambiente más moderno y vivo. La Isla de Capri también es perfecta para desconectar y tener absoluta privacidad; cuenta con residencias vacacionales privadas y muy amplias con alrededores llenos de zonas verdes y playas exclusivas. 

Si buscas vivir aventuras y prefieres un lugar para realizar actividades deportivas marítimas, el sur de Portugal es el lugar indicado. El Algarve es una de las zonas más famosas; destaca por sus increíbles playas para hacer surf, paisajes naturales y, por supuesto, la tranquilidad y las grandes posibilidades de descanso. No es una zona muy poblada, por lo que comprar una casa de verano en esta zona es una buena opción. 

Asimismo, la lujosa Península de Troia guarda lo mejor de una ciudad cosmopolita y la tranquilidad de una isla paradisíaca. Las ciudades de Lisboa u Oporto son ideales para aquellas personas que buscan vivir experiencias nuevas y conocer gente en sus vacaciones. A las afueras de estas ciudades hay urbanizaciones y espacios residenciales perfectos para pasar unas vacaciones y disfrutar del ocio, la gastronomía y la diversión que te ofrece la ciudad. 

Solo has de tener en cuenta una cosa antes de adquirir tu residencia de verano en el extranjero: los viajes cortos serán más complicados, aunque siempre será perfecta para pasar largas temporadas en época estival (o en cualquier otro momento del año). 

Las características principales que tiene que tener una casa de verano

Una vez hayas decidido qué tipo de entorno quieres y los servicios a los cuales no estás dispuesto a renunciar (desde una playa privada hasta la posibilidad de ir a esquiar cuando quieras, ¡todo vale!), llega el momento de ver cuál será tu trocito de paraíso en la tierra: la casa de verano que quieres. 

Aquí también te toca hacerte unas cuantas preguntas más: ¿Casa o apartamento? ¿Grande, para dar cabida a todas las visitas o algo más recogido e íntimo? ¿Lista para entrar a vivir o prefieres remodelarla a tu gusto? ¿Cerca de las zonas de marcha más populares o alejada del bullicio de las zonas turísticas? 

Independientemente de lo que elijas, hay algunas cosas a las que no debes ni puedes renunciar cuando elijas tu casa ideal: 

  • Si tu vivienda, ya sea un apartamento, un dúplex o una casa está en una urbanización, asegúrate de que esta cuenta con todos los servicios que necesitas, con niveles de privacidad y de seguridad apropiados y con atención 24 horas.  
  • Si te has decidido por una casa, los espacios interiores deben de ser lo suficientemente amplios, al igual que los exteriores. Busca la versatilidad que te permita disfrutar de tu casa haga el tiempo que haga y sin importar la época del año. Además, si quieres contar con visitas y agasajar a tus invitados con lo mejor, debes tener espacio suficiente para ellos. 
  • Sostenibilidad ambiental: todos tenemos la responsabilidad de conservar el medio ambiente. El uso de tecnologías como la aerotermia o las placas solares te permitirá cuidar del medioambiente sin renunciar ni a una pizca de comodidad.
  • Seguridad: lo hemos dicho antes, pero es tan importante que nos vemos obligados a recalcarlo. Un buen sistema de seguridad es imprescindible, sobre todo porque no será una casa en la que vayáis a pasar la mayor parte del año.
  • ¿Qué sería de una casa de verano sin piscina? Con los meses de julio y agosto llega un calor sofocante que puedes combatir con un buen chapuzón. Disfrutar de la tranquilidad de un baño en privado, montar una zona de ocio para los más pequeños o invitar a tus familiares y amigos son algunos de los beneficios de gozar de un extenso jardín con piscina.

Casa vacacional adaptada a tus necesidades

Independientemente de dónde elijas establecer tu residencia de verano o de la casa que adquieras, no lo olvides: lo más importante es que se adapte a todas tus necesidades y que te permita vivir al máximo de cada momento de tus vacaciones. Desde Nacho García-Milla Real Estate te ayudamos a conseguirlo poniendo a tu disposición toda nuestra experiencia y las opciones más exclusivas. Cuidamos hasta el más mínimo detalle para que no solo disfrutes de tu casa de verano ideal, sino también del entorno que mejor se adapte a tus gustos y tu estilo de vida.