Skip to content

Comprar una casa a reformar. ¿Merece la pena?

Recurso 2

Si estás cansado de buscar y buscar y no encontrar la vivienda perfecta, te hacemos una propuesta: ¿Por qué no diseñarla tú? O aún mejor: ¿Por qué no comprar una casa a reformar y adaptarla a tu gusto? Es más rápido, económico y puede aportarte varios pluses que comentaremos a lo largo de este post.

Reformar una vivienda de lujo o transformarla en una casa de alto standing, además, tiene ventajas económicas si lo que buscas es rentabilizarla, ya sea como inversión o si piensas alquilarla posteriormente.

Algunos pasos del procedimiento pueden llegar a ser complejos, especialmente si buscas transformar en vivienda un espacio que no estaba previsto para ello, o si la casa original se encuentra en un edificio protegido; por eso, el equipo de Nacho García-Milla ofrece su expertise y sus servicios para gestionar los permisos y solucionar cualquier vicisitud a lo largo del camino.  

Reformar una casa de lujo: qué debes tener en cuenta

Ya has decidido que vas a adquirir una casa a reformar, pero aún no sabes cuál. Antes de decidirte por una en concreto, hay ciertos factores a tener en cuenta:

  • La visita a la vivienda ha de realizarse con un experto y contando con los planos de la casa, para saber dónde están los pilares, los muros de carga, etc. Hay ciertas paredes que no deberían tirarse, pero, en el caso de que decidas seguir adelante con ello, tienes que saber que necesitarás permisos especiales y el tiempo de obra se alargará.
  • Hay que fijarse en el estado de todos los elementos constructivos, no solo de la vivienda en concreto, sino también del edificio en general. Esto es especialmente importante en edificios muy antiguos, como los que existen en el corazón de ciudades como Madrid o Barcelona.
  • Dependiendo del tipo de edificio habrá partes, como la fachada, que no puedas reformar.
  • Saber en qué año se construyó el inmueble te ayudará a hacerte una idea más real de todo lo que tendrás que cambiar o renovar a nivel estructural, más allá de las decisiones puramente estéticas que tomes.

Sabiendo esos detalles y con una idea en mente de la reforma que quieres llevar a cabo, lo siguiente es acudir a una empresa de reformas que materialice el proyecto y lo lleve a cabo.

Has de saber que los planes de reforma pueden adaptarse a todo tipo de construcciones, ya sean viejas masías o apartamentos en edificios históricos. Sea cual sea la base de la que se parte, lo primero que llevará a cabo la empresa de reformas es un estudio y análisis estructural, para determinar la profundidad de la obra. Aunque solo hayamos pensado en tirar unas cuantas paredes, una reforma puede pasar de parcial a una reforma integral si, por ejemplo, es preciso retocar el sistema eléctrico porque es muy viejo o si queremos instalar extras, como suelos térmicos o un circuito para hacer que nuestra vivienda se transforme en una casa domótica.

Una vez que se sabe todo lo que habrá que cambiar, es cuestión de elegir el estilo que queremos que tenga nuestra nueva vivienda y cómo se va a llevar a cabo la reestructuración de los espacios. Si la vivienda es lo suficientemente grande pueden incluso incorporarse varios estilos que combinen y armonicen entre sí, creando espacios diferenciados que cuadren con las personalidades de todos los habitantes de la casa.

Dentro de las cuestiones puramente estéticas cabe destacar la elección de los materiales, ya que es determinante tanto a nivel económico como en cuestión de acabados. Cuanto más naturales y exclusivos sean, mayor será el presupuesto.

Viviendas singulares: transformación de un espacio único en una vivienda de lujo

Pero quizás lo que busques no sea rehabilitar o reformar una casa normal, sino hacerte con tu propia vivienda singular. Tal vez has visto una antigua fábrica en el corazón de la ciudad, unas oficinas con localización inigualable o quieras transformar un castillo o un granero en tu nuevo hogar.

Lo primero que debes saber es que hay que escriturar como vivienda ese espacio que quieres transformar, ya partas de un local comercial o una iglesia desacralizada. La normativa municipal es, en estos casos, el marco al que recurrir; esto significa que cada comunidad autónoma y cada ayuntamiento puede tener unas normas distintas, lo que determinará que puedas llevar a buen puerto esta aventura o no.

Algunos de los requisitos mínimos suelen ser la existencia de ciertos metros cuadrados habitables, que se den las condiciones adecuadas de ventilación, iluminación, salida de humos, etc.,Tener una cédula de habitabilidad es, por supuesto, obligatorio y para ello tendrás que haber solicitado primero la licencia de cambio de uso.

Reforma de una vivienda en edificios protegidos

En los cascos antiguos de muchas ciudades existen edificios protegidos. Estos son inmuebles que reúnen ciertos valores históricos, arquitectónicos, culturales y artísticos de interés patrimonial que deben ser conservados.

Estos edificios pueden tener varios grados de protección, pero algo común en todos los casos es que determinados elementos del inmueble, ya sea la fachada, molduras interiores, etc. no pueden modificarse, sino todo lo contrario: han de preservarse y cuidarse.

Esas particularidades, que son justo lo que harán que tu vivienda destaque y sea original, conllevan una inversión económica constante que no todos están dispuestos a asumir. Pero si eres un amante de la historia y quieres una vivienda singular muy bien situada, esta opción, sin duda, podría ser para ti. 

Por cierto, al ser más estrictas las exigencias para conseguir las licencias, debes tener aún más cuidado con el profesional al que le encargarás el proyecto. Lo ideal es que esté familiarizado con este tipo de edificios y reformas, para evitar problemas posteriores.