Skip to content

Nueva tendencia de compra: Minicasas de lujo

Recurso 2

La gente piensa que las minicasas también suelen tener un precio “mini”, pero no siempre se da el caso. Puedes tener una arquitectura moderna, decoración de lujo adaptada a ese pequeño espacio, lo que da lugar a una minicasa bonita y coqueta de alta gama. Os explicamos que la repercusión por metros cuadrados es más alta en las casas pequeñas que en las grandes ya que, por lo general, independientemente del tamaño, si los materiales de construcción son de primera calidad, el precio asciende. 

Por otra parte, las minicasas pueden ser personalizables a los gustos y necesidades del comprador. Eso significa hacer cambios significativos en materiales, buscar mejor calidad e incluso incorporar caprichos, que a lo mejor una casa normal no tendría. De ahí, que en muchas ocasiones el precio de estas minicasas sea más elevado. Básicamente, consigues una vivienda única.

Minicasas: una moda que vino para quedarse

Está claro que la compra de las tiny house o minicasas está arrasando en el sector del lujo. Se puede decir que son más una moda que una necesidad inmobiliaria. Los mejores arquitectos acaban diseñando viviendas modulares reducidas a su mínima expresión que están planteadas con creatividad y soluciones bioclimáticas de última generación. Aunque en el mercado inmobiliario de lujo puedes encontrar muchos tipos de viviendas sigulares  a parte de las tiny house que te pueden resultar interesantes.

El origen de las Tiny Houses o Minicasas

El movimiento Tiny House o Minicasas surge a finales de las década de los noventa del siglo XX en Estados Unidos a raíz de la publicación del libro The Not So Big House de la mano de la arquitecta Sarah Susanka. En este libro se explican las ventajas de este curioso modo de vida dentro de las minicasas. Además, por aquellos años, en Japón también surge la idea de tener viviendas de tamaño reducido, adaptadas al entorno que rondaban desde lo económico hasta diseños a todo lujo. Se las denominó microcasas (Kyosho Jutaku).

Filosofía del movimiento Tiny Houses

La filosofía de esta tendencia inmobiliaria se basaba fundamentalmente en la sencillez y en el respeto al medio ambiente. Se busca minimizar los recursos y contaminar los menos posible, ya que este tipo de viviendas están construidas con materiales ecológicos y ocupan poco espacio. Aunque esta idea es propia de las minicasas, no es necesario tener una, si se quieren conseguir casas sostenibles de lujo. 

También esta filosofía resalta que simplificar el lugar donde uno vive, agranda y enriquece la vida. Otras ventajas que se promulgan es que se gestiona mejor el espacio al vivir en un lugar pequeño, no se acumula nada innecesario y se fomenta el ahorro.Actualmente, en Estados Unidos la filosofía inicial de las minicasas relacionada con el ahorro se desdibuja. Hay varias empresas  de construcción que ya trabajan en otro concepto, donde el lujo y vivir cómodamente predominan sobre los demás. 

Tamaño de las minicasas

Allá por los años setenta del siglo xx, el tamaño de las casas de los estadounidenses rondaba los 165 metros cuadrados, y en el 2007 ya alcanzaba 230 metros cuadrados. Por el contrario, el tamaño de las minicasas está entre los 16 y los 50 metros cuadrados.

Minicasas en Europa

Este movimiento de Estados Unidos se ha extendido por todo el mundo y se ha difundido ampliamente por Europa. Un ejemplo es Alemania en la que se encuentra el proyecto de la Casa Micro Compacta (Micro Compact Home) del arquitecto Richard Hortón o la Universidad de Munich en la que se construyó una pequeña villa para estudiantes con minicasas. En Austria, Peter Jungman diseñó y construyó el Ufogel, que es una minicasa de 45 metros cuadrados que funciona como hotel en el Tirol. 

Minicasas en España

En España también podemos encontrar estudios y empresas, sobre todo, en Madrid y Barcelona, que diseñan y construyen minicasas de lujo, pero es un movimiento que aún no ha calado como en otros países.  Debido a eso, existen vacíos legales sobre este tipo de construcciones y no hay normativas específicas al respecto. De todas formas las minicasas, al no estar ancladas al suelo se consideran bienes muebles, lo mismo que las caravanas, por lo que en principio, no necesitaría tanto trámite administrativo como a la hora de construir una vivienda más convencional. Si se necesitará algún permiso, dependiendo de donde se vaya a ubicar la minicasa, del municipio y comunidad autónoma.

Tanto si buscas una minicasa de lujo o un precioso chalet de ensueño, Nacho García-Milla y su equipo podrán asesorarte con claridad y profesional sobre todo lo que necesites para encontrar tu vivienda ideal.